La Hipoclorhídria como síntoma de Estómago Hipofuncional

La Hipoclorhídria como síntoma de Estómago Hipofuncional

La hipoclorhídria como síntoma de estómago hipofuncinal es la reducción del estómago de la producción de ácido clorhídrico. ¿Por qué es importante hablar de eso? porque algunas personas que se encuentran en el momento de cambiar sus hábitos alimentarios se dan cuenta de que, aún mejorando la calidad alimentaria, esto no es suficiente para mejorar sus síntomas digestivos siguen sufriendo molestias digestivas tales como eructos y gases, digestiones pesadas, sensación de hinchazón o acidez y reflujo.

¿Qué funciones tiene el ácido clohídrico?

El ácido clohídrico tiene muchas e importantes funciones como:

  • Ayuda en la absorción de proteínas, vitaminas como la B12 y minerales como el hierro, calcio, cobre y zinc.
  • Refuerza nuestro sistema inmune por su acción antibacteriana y antiparasitaria.
  • Evita que las bacterias del intestino colonicen el estómago.

¿Cómo identificamos la hipoclorhídria?

El “problemilla” de la identificación de la hipoclorhídria como síntoma de estómago hipofuncional es que su sintomatología se puede confundir con el de otras patologías digestivas.

  • No encontrarse bien las la ingesta sobre todo de alimentos ricos en proteínas (recordemos que anteriormente se ha comentado que ayuda en su absorción).
  • Reflujo
  • Gases, eructos e hinchazón abdominal.

¿Cómo podemos mejorar?

A continuación te voy a explicar alguna ideas para mejorar la hipoclorhídria como síntoma de estómago hipofuncional, pero lo ideal sería acudir a un profesional de la salud especializado en esta área para que, como SIEMPRE, INDIVIDUALICE tu caso y adapte a ti las recomendaciones y las herramientas a trabajar.

  • Comer siempre con “hambre real”, lentos y evitar exceso de picoteos entre horas.
  • Evitar beber durante las comidas; mejor antes y después y por supuesto priorizando por agua.
  • Evitar el consumo de azúcares e hidratos de carbono refinados. Priorizar por cereales y derivados integrales, legumbres, etc, (según tolerancia).
  • Aporte de alimentos que ayuden en la producción de jugos gástricos como: zumo de limón, jengibre, apio, hojas verdes en general, etc.
  • Hay estudios que aconsejan la suplementación con un producto con clorhidrato de Betaina (HCL de Betaína) para ayudar al estómago en la rehabilitación de su pH óptimo. Pero lo más responsable es que antes de utilizar cualquier suplemento acudas a un profesional para que valore tu caso y, en el caso de pautártelo, te recomiende unas dosis seguras.

Espero que te haya gustado esta entrada al blog. Podrás encontrar la infografía que he creado en mi perfil de instagram @patriortega_nutricion

¿Te has sentido identificad@ mientras estabas leyendo el post?Pues no dudes en pedirme información sobre mis servicios y saber cómo podría ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *